¿Será posible aprender a controlar mis emociones de una vez?

Claro que puedes! Siempre y cuando tomes la decisión de hacerlo y cuentes con un método adecuado.

A menudo nos invade el miedo, la tristeza, la alegría, la decepción, la sorpresa, la ira, la envidia, te sientes atacado por emociones que quien sabe de dónde vienen o a donde te llevan, pero ahí están, y a veces  se presentan sin motivo aparente.

Las emociones tienen el poder de darle a tu día, un sabor, un color, un tono. Momentos que estaban llamados a ser felices y agradables se convierten en “miserables”, días que supuestamente iban a ser estupendos se tornan pesadilla por cómo te sientes o te han hecho sentir.
Por tanto, tenemos dos opciones; seguir a la deriva en nuestro mundo emocional, que por desconocido es oscuro,  sin luz o, tomar las riendas y aprender algunas tácticas que aplicarás en el día a día.

Emociones hay muchas. Tomemos un catalejo y reduzcamos el enfoque: me voy a centrar en las emociones negativas que son las que nos dan más lata. La tristeza, la ira, el miedo.

  1. Conoce tu mundo emocional: cada persona reacciona de una forma diferente ante el mismo hecho. Cada uno desde su “ser único” tiene sus neuro-conexiones asociadas distintas (patrones de asociación) por tanto, es útil saber cuáles son las tuyas cuando experimentas tristeza, cuando te enfrentas con miedo a un reto o cuando se apodera de ti la rabia y la irritación ante un hecho concreto.Conocer nuestro mundo emocional es hacernos un favor a nosotros mismos y a los que tenemos a nuestro alrededor, familia, compañeros de trabajo, amigos.
  2. Maneja tu mundo emocional y haz de tus emociones tus aliadas: Vivimos mal nuestras emociones,  se nos va tiempo y energía luchando contra ellas tratando de suprimirlas. Existen pasos, una estrategia definida para tomar las riendas.
  3. Aprende a conocer las emociones de los demás.  Por ejemplo ¿cómo ser empático sin perder tu paz, tu serenidad y tu equilibrio emocional?

 

El otro ángulo de la conciliación

La conciliación es un tema de crucial importancia por la repercusión que tiene en nuestro día a día. Se han dado pasos en la toma de conciencia y creado una sensibilidad social al respecto, algo muy positivo y esperanzador, por la urgencia que tenemos en esta sociedad de encontrar unos anclajes que nos hagan más fácil adquirir el equilibrio, la armonía y la mesura que todos consciente o inconscientemente buscamos.

Por definición la conciliación es la acción mediante la cual dos posturas encontradas se ponen de acuerdo y llegan a un arreglo beneficioso para todos, a veces requiere la ayuda de un tercero neutral e imparcial.
Desde la conciliación profesional – personal vemos un beneficio tanto para la empresa como para el empleado, los dos salen ganando en la conciliación.

No me voy a centrar ahora en las medidas concretas de debe tomar la empresa, pero si me centro en la ACTITUD que debe haber en el empleado para que la conciliación sea provechosa. No vayamos a caer en el escollo de cargar siempre las tintas sobre lo que debe hacer la empresa. Es verdad que a ella le toca facilitar, dar el primer paso, pero pienso que la conciliación empieza dentro de nosotros mismos.

Todo lo que vivimos hemos de interiorizarlo primero, luego esto se convertirá en hábito si va acompañado de un “querer” y por último, viene el cómo llevarlo a cabo.
La conciliación empieza dentro de ti, en el equilibrio y búsqueda constante de tu armonía personal, esto se construye día a día.

Un elemento importante para lograr la conciliación  es tu tiempo y la gestión que haces del mismo.  La vida es una y se vive solamente una vez, por tanto nos toca sacar el mayor partido a esta. Estés donde estés, hagas lo que hagas, pon siempre los 6 sentidos en ello (incluyo el sentido común), sacarás tiempo al tiempo, serás eficaz, ágil, productiva. Habrá cosas que te gusten más o menos pero el solo hecho de saberte dueña de ti en cada paso que das te llenará de satisfacción.

Sin agobios, sin tensiones, más relajada interiormente sacarás más cosas adelante, tendrás tiempo incluso para poder hacer una pausa al final del día y tomarte el pulso. La toma del pulso interior que no es más que mirar dentro ti, reflexionar sobre el cumplimiento de esas metas que te has trazado para llegar a ser, quien deseas ser.

En mis sesiones de coaching con mujeres suele haber un denominador común, la gestión del tiempo.
Corremos el peligro de “perdernos” en la actividad frenética y sentir un día tras otro que la vida nos “vive” y que no tenemos otra opción. Esto no es así, si tienes opciones pero tienes que conocerlas, analizarlas dentro de tu realidad personal, el coaching rompe esos límites que te impones a ti misma.
Lógicamente hay aspectos de tu realidad personal que no puedes cambiar, pero si el CÓMO vivirlas; tu pequeña gran libertad interior esa que te hace singular y te da el privilegio de elegir, la que te recuerda tu dignidad y te da la capacidad de tomar el timón de tu vida.

Para lograr una conciliación real y coherente debes lograr un equilibrio entre tu jerarquía de valores y el uso de tu tiempo. Tómate unos minutos  para reflexionar sobre las actividades que realizas cada día, cada semana, cada mes y señala el tiempo que les dedicas a cada una de ellas. Colócalas en la balanza.  ¿Hacia dónde se inclina, a lo importante, a lo urgente? Hazte esta pregunta durante un periodo de tiempo, analizando, observándote y toma la dirección que te marque el resultado de este análisis, verás una mejora en la gestión y aprovechamiento de tu tiempo.

Dentro de cada uno de nosotros hay una capacidad que a veces está oculta, latente pero no por ello ausente. Puedes hacer más en menos tiempo y poco a poco podrás ir desterrando de ti ese pensamiento que te  ahoga: “¡qué agobio, no me da tiempo!”.  Con una buena hoja de ruta, una agenda realista, adaptada a tu realidad y si quieres con la ayuda de un coach, lo logras.

© 2011 Sapiencia Coaching

La fórmula del éxito

¿Te rompes la cabeza buscando una fórmula para alcanzar tus metas en las diferentes facetas de tu vida? ¿Se ha apoderado de ti un “realismo enfermo” que no te permite creer en tu éxito?
Has buscado con sinceridad aquí y allá, has asistido a conferencias, seminarios, has devorado libros y has avanzado, pero quizás… te has dejado algo, una herramienta poderosa por su eficacia y por su dimensión personal: el Coaching Personal, también conocido como Life Coaching.

¿Dónde está la esencia, la fuerza de esta práctica? La persona inicia un proceso de coaching desde su “ser único” uniqueness, el coach aplicará las herramientas que considere más oportunas de acuerdo a las necesidades concretas de la persona y sus circunstancias.

El coaching lleva implícito un arma de doble filo: Su base es la libertad, en un proceso donde será la persona la que decida; querer o no querer dar los pasos necesarios, aquí está la grandeza o la pequeñez.
Lo que viene a continuación tiene solo validez para quienes quieren con todas las consecuencias, no sin esfuerzo y con confianza, alcanzar su éxito.
Si no eres de ellos, no sigas leyendo, esto no es para ti.

Si observas que no estás dando los resultados que te gustaría, revisa 3 aspectos:

1. Tu enfoque: Crea una visión clara y atractiva de lo que quieres.

Ten en cuenta que hacia donde te enfocas es hacia donde se dirige toda tu energía. Enfócate en lo que quieres, no en lo que no quieres.
Pregúntate: ¿dónde estoy ahora? ¿A dónde quiero llegar? Puedes aplicarlo a cualquier dimensión de tu persona: tu cuerpo, tus emociones, tu mente, tus relaciones personales y sociales, tu desarrollo profesional, etc.
Si ves que estás enfocado y tienes claro lo que quieres, pasa al siguiente punto.

2. Consigue la mejor herramienta, el mejor coach, el mejor mapa.

Puedes tener mucha fe, esperanza, entusiasmo, motivación, todo esto está muy bien, pero no sin una ESTRATEGIA.
Aprende de otros, construye sobre lo que otros ya han logrado y personalízalo, enriquécelo, dale tu estilo propio.
Si tienes la visión, la estrategia y todavía no has conquistado tu meta, solucionemos el problema.

3. Los conflictos internos.

Suelen ser conflicto de creencias, mis posturas ante algo. Metas que no están en sintonía con mis principios.
Identifica ¿cuál es el conflicto? ¿los por qué? ¿mis miedos, mis bloqueos?
Pregúntate: ¿a qué le doy yo importancia? No debo basarme en principios familiares, sociales, si no en los míos propio.

La autenticidad lleva a la conquista y la armonía personal, cuando queda alineada tu vida con lo que para ti es importante.
Con una visión clara, una estrategia definida y correcta, sin conflictos internos y poniendo manos a la obra, solo te quedará alcanzar el éxito y además con toda seguridad.

Recuerda que puedes tener éxito, pero no sentirte feliz.
Te queda un precio por pagar; el éxito debe ser compartido, así ganarás por doble partida; serán feliz.
¡Perla preciosa no fácil de obtener!

“En Coaching, lo que considero más valioso, sin duda: la persona”

Entrevista realizada por Hazte Oir.org
HO se adentra en un mundo diferente de la mano de Elena Lorenzo, abriéndonos a tantos universos como personas. Es el coaching dimensional.

REDACCIÓN HO.- Elena Lorenzo, coach profesional, rompe esquemas y prejuicios. Es una mujer inquieta que posee a la vez la gran habilidad de saber escuchar, una de las características del buen ‘coach’. Cuando abordas el tema del coaching, su ‘chip’ interno cambia y amplía horizontes a quien le escucha.

Varios retos: tratar con adolescentes, padres de familia, el mundo empresarial, “no soy un orientador psicopedagogo, tampoco una especie de confesor, ni analizo a las personas como si fuera un psiquiatra. Escucho, acompaño, ayudo sí, pero sobretodo pongo en práctica las herramientas de coaching que llevan a mi cliente a alcanzar el objetivo que busca”.

– ¿Por qué presenta su empresa como ‘Sapiencia Coaching’, no le parece que suena a un cierto estilo budista u oriental?

No, francamente no, pero me gusta ir a las raíces. En la búsqueda de mi propia identidad como ‘coach’ indagué en la filosofía humanística, Sapiencia significa sabiduría, el grado más alto de conocimiento, la conducta propia de los prudentes. Sapiencia busca ser un método de coaching, basado en la comprensión de la dimensión del ser humano, del mundo y de la sociedad en la que vive.

Y tal y como yo lo entiendo en esta tarea de logro de objetivos, Sapiencia es la palabra justa, ni le falta, ni le sobra. Sapiencia Coaching tiene como objetivo ayudar a la persona a alcanzar su desarrollo integral en sus diferentes dimensiones y encontrar el punto de equilibrio entre ellas.

– Ud. habla de Coaching dimensional

Sí, en un principio, tras una larga experiencia con adolescentes y jóvenes pensé en centrarme exclusivamente en ellos. Pronto me di cuenta que la adolescencia es una etapa más del desarrollo personal, importante, crucial, pero una etapa más. Las personas estamos en un cambio constante, en crecimiento, el papel que tienen los padres es esencial y por ello me enfoco también en ellos, organizo talleres tanto en grupo como individual. Es importante conocer lo que nos rodea y cómo nos relacionamos con lo inmediato. A un milímetro del adolescente está la familia, y en unos pocos años el trabajo. Somos una unidad en movimiento.

Considero el coaching como una herramienta muy poderosa, aplicable a la persona en todas sus etapas, por ello mi práctica se dirige a adolescentes y jóvenes, a la mujer y, conciliación y empresa (adultos).

– Sí, pero tengo entendido que el coaching pareciera algo que no todo el mundo puede permitirse

Creo que debe ser accesible a todos, no solamente al directivo de una gran empresa.

Creo en la persona, en sus capacidades, en el ejercicio de su libertad, me ilusiona y me apasiona ver el esfuerzo y la superación ante una limitación personal, por ejemplo. Esto para mí no tiene precio, lógicamente tengo que poner unas tarifas, pero no prohibitivas.

-Qué temas son los que más comunes en un proceso de coaching

El abanico es muy amplio, pero si puedo dar unas pinceladas de lo que yo llevo trabajado hasta ahora. Con los adolescentes y jóvenes son temas relacionados con la autoestima, el rendimiento y fracaso escolar, relaciones y  amistades, opciones de futuro y carrera. Con los adultos, periodo de transición y cambio, relaciones personales, situaciones familiares, procesos de mejora personal y profesional. Y en el mundo de la empresa se centra más bien en la conciliación profesional-personal, relaciones con compañeros/jefes/subordinados y liderazgo.

– Normalmente de cuántas sesiones hablamos para lograr esos objetivos de los que Ud. habla

Depende, el ritmo lo marca la persona. Lo fundamental es no crear la dependencia entre coach y el coachee (el cliente). Puedo hablar de un mínimo, tres sesiones, pero dependerá siempre del tema que se trabaje. Llevo un programa concreto con cada persona, por lo que ya en la primera sesión podemos definir el número de sesiones necesarias.
Quiero recalcar que mi labor profesional no es “arreglar problemas”,  sino dotar al cliente de las herramientas para llegar al objetivo que persigue. De esta manera el coachee alcanza no solamente el objetivo que busca en una situación o momento concreto, sino que se produce un aprendizaje, aplicable ya en otras circunstancias y ámbitos de su vida.

No quiero dejar de mencionar, me gusta reconocer los límites de mi campo y derivar a otros profesionales cuando sea necesario.

– En su página web www.sapienciacoaching.com se dirige a las personas para que entre otras cosas, “Aprendas una forma nueva de observar el mundo y tu lugar en él”.

¿Alguien duda de que la propia vida sea el mejor lugar de aprendizaje? Si te fijas, hablo de observación, una observación que lleva a un aprendizaje. La observación sí se puede enseñar, se puede aprender, aprender a reflexionar y esta reflexión nos lleva a hacer un buen análisis de las situaciones, de las personas, de todo lo que nos rodea.

Qué importante es aprender a pensar, a desarrollar el espíritu crítico, aprender a hacer una valoración personal, formar tu propia opinión con argumentos claros. Casi de forma natural aprendemos a relacionarnos, en definitiva, todo ello forja personalidades más comprensivas, más realistas, más humanas, más maduras. Da igual que seas niño o adulto, las experiencias personales siempre son un gran aliado, y como dije antes, cada persona es un mundo.

– Para concluir, ¿Son las mujeres tan complicadas como aparecen en las películas?

El componente emotivo marca y manda mucho en la mujer. La emotividad es un arma muy poderosa y como tal es imprescindible conocerla en profundidad y saber cómo utilizarla. Observo que la mujer puede tener “varias lecturas”, por lo mismo considero que la clave está en conocerte bien, aprender a aceptarte, quererte tal cual eres y poner medios concretos para sacar lo más grande que hay en ti.

¿Hay algo más grande que esculpir tu propia talla? Mi trabajo se convierte en un puente para entrar de una manera diferente en el universo de cada persona, sea adolescente, empresario, padre, madre o trabajador y lograr el aprendizaje, el cambio, el objetivo que busca.

La fuerza del amor

“No hay dificultad que amor suficiente no pueda conquistar. Ni enfermedad que bastante amor no pueda curar. No hay puerta que no se abra con bastante amor, ni brecha que con bastante amor no se pueda cerrar. Ni muro que con amor bastante no se pueda derribar, ni pecado que con bastante amor no se logre redimir. No importa cuán profundo sea el problema, ni cuán desesperado sea el futuro, ni la monstruosidad del error cometido, con bastante amor todo se resolverá. Si sólo pudieras amar lo suficiente serías el ser más feliz y más poderoso del mundo”

(Emmet Fox)