¿Será posible aprender a controlar mis emociones de una vez?

Claro que puedes! Siempre y cuando tomes la decisión de hacerlo y cuentes con un método adecuado.

A menudo nos invade el miedo, la tristeza, la alegría, la decepción, la sorpresa, la ira, la envidia, te sientes atacado por emociones que quien sabe de dónde vienen o a donde te llevan, pero ahí están, y a veces  se presentan sin motivo aparente.

Las emociones tienen el poder de darle a tu día, un sabor, un color, un tono. Momentos que estaban llamados a ser felices y agradables se convierten en “miserables”, días que supuestamente iban a ser estupendos se tornan pesadilla por cómo te sientes o te han hecho sentir.
Por tanto, tenemos dos opciones; seguir a la deriva en nuestro mundo emocional, que por desconocido es oscuro,  sin luz o, tomar las riendas y aprender algunas tácticas que aplicarás en el día a día.

Emociones hay muchas. Tomemos un catalejo y reduzcamos el enfoque: me voy a centrar en las emociones negativas que son las que nos dan más lata. La tristeza, la ira, el miedo.

  1. Conoce tu mundo emocional: cada persona reacciona de una forma diferente ante el mismo hecho. Cada uno desde su “ser único” tiene sus neuro-conexiones asociadas distintas (patrones de asociación) por tanto, es útil saber cuáles son las tuyas cuando experimentas tristeza, cuando te enfrentas con miedo a un reto o cuando se apodera de ti la rabia y la irritación ante un hecho concreto.Conocer nuestro mundo emocional es hacernos un favor a nosotros mismos y a los que tenemos a nuestro alrededor, familia, compañeros de trabajo, amigos.
  2. Maneja tu mundo emocional y haz de tus emociones tus aliadas: Vivimos mal nuestras emociones,  se nos va tiempo y energía luchando contra ellas tratando de suprimirlas. Existen pasos, una estrategia definida para tomar las riendas.
  3. Aprende a conocer las emociones de los demás.  Por ejemplo ¿cómo ser empático sin perder tu paz, tu serenidad y tu equilibrio emocional?